TERMOGRAFÍA INFRAROJA

Gracias al gran avance en las aplicaciones termográficas,  hoy en día es posible su utilización como una herramienta en el mantenimiento preventivo de las instalaciones  eléctricas industriales, permitiéndonos prevenir falla debido a sobre cargas, falsos contactos, corrosión o perdida de aislamiento en los elementos.

 

¿Para que sirve?

Independientemente de la carga o el  tiempo que lleve trabajando un equipo eléctrico se encuentra en continuo deterioro ocasionado por la vibración, fatiga de los materiales y  acción del medio. Es vital prevenir que esto ocasione fallas que detengan la continuidad del servicio que afectan la rentabilidad de una empresa. Afortunadamente estos problemas son fácilmente detectables ya que se manifiestan en el aumento de temperatura ( efecto Joule) . Por lo que una termografía es ideal para prevenir y diagnosticar fallas. Esto sin necesidad de desconectar los equipos.

***
     

¿Cómo podemos evitar  estas fallas?

Creando una rutina de inspección que incluya los equipos de potencia, los centros de carga, tableros de protección y equipos de mayor importancia. Así se crea un historial de las imágenes capturadas con los parámetros de trabajo y se pueden observar cambios en las condiciones de operación  y a su vez planificar mantenimientos preventivos y correctivos eficaces.

 
     

¿Que es un punto de falla o punto caliente?

De acuerdo con la NETA (Internacional Eléctricas Testing Association) si la diferencia de temperatura entre componentes similares bajo cargas similares supera los 15º debe llevarse a cabo una reparación o sustitución de manera inmediata con el fin de que no quede comprometida la seguridad del mismo.
Así mismo cuando la temperatura de un componente sea mayor en 40º C con respecto a la del medio ambiente.